Lección 16: Enséñele a su hijo(a) adolescente: no intentar ganarle al semáforo - National Safety Council
Hero Image

Lección 16: Enséñele a su hijo(a) adolescente: no intentar ganarle al semáforo

Las luces amarillas de los semáforos son confusas. Aunque señalan la necesidad de reducir la velocidad y esperar a la luz roja, muchos conductores las ven como un desafío a superar. No pasará mucho tiempo antes de que su hijo(a) sea testigo de cómo los conductores aceleran en las intersecciones incluso después de que la luz se ha puesto roja, todo para ahorrar uno o dos minutos adicionales en su trayecto. Desafortunadamente, esta prisa puede poner en riesgo a todos, por lo que su nuevo conductor debe aprender una lección importante: no intentar ganarle al semáforo.  

Dese tiempo

Los conductores intentan pasar en luz amarilla porque les preocupa el tiempo que perderán esperando en una luz roja. Puede parecer importante en el momento, pero, en el mejor de los casos, quizá solo les ahorre unos segundos; en el peor de los casos, puede provocar un accidente. Anime a su hijo(a) adolescente a observar las intersecciones próximas para estar al tanto de los cambios de luces y para que nunca se sienta presionado a apresurarse para alcanzar a pasar. No siempre será fácil, pero cuanto más practique esto con su hijo(a) adolescente, mejores decisiones podrá tomar en ese momento. 

Sea paciente

Esto también puede aplicarse a otras situaciones, como cuando su hijo(a) adolescente espera para cruzar una intersección sin un semáforo o señales de alto. Una forma sencilla de explicar esto es, ¿tendrán otros conductores que cambiar de carril o frenar repentinamente como resultado de algo que haga su hijo(a) adolescente? Si es así, probablemente sea algo que su hijo(a) adolescente no debería hacer. Esta paciencia puede ayudar a prevenir choques y darle a su hijo(a) adolescente más tiempo para pensar en las opciones. Es fácil ponerse nervioso al volante, así que anime a su hijo(a) adolescente a ser paciente y a tomar siempre decisiones inteligentes.  

Practíquelo: Antes de su próximo viaje de práctica, trabaje con su hijo(a) adolescente para elegir un destino y su hora ideal de llegada. Luego, determine cuánto tiempo le tomará llegar allí y salga unos cinco minutos antes para que su hijo(a) adolescente no se sienta apurado. Haga de esto un hábito en todos los viajes de práctica y recuérdele a su hijo(a) que ahorrar unos segundos nunca vale la pena correr el riesgo de sufrir un accidente.

IN PARTNERSHIP WITH

GM Foundation