Lección 9: Retroceda y estaciónese como un profesional - National Safety Council
Hero Image

Lección 9: Retroceda y estaciónese como un profesional

Los conductores experimentados conocen la frustración de tratar de entrar en un espacio de estacionamiento estrecho, solo para tener que detenerse, retroceder y volver a intentarlo en un ángulo diferente. Esto puede parecer una experiencia de conducción típica, pero tiene el potencial de mejorar los hábitos de conducción y la seguridad de su hijo(a) adolescente. Esto es lo que puede hacer para ayudar a su hijo(a) adolescente a perfeccionar estas habilidades.

Clases de estacionamiento

Aprender a estacionarse significa tener una idea de la longitud y el ancho del automóvil, así como de cómo gira y responde en diferentes escenarios. Este conocimiento resulta especialmente útil al estacionarse, girar o cambiar de carril, y puede abrir los ojos de su nuevo conductor a cuánto espacio tiene en el camino. Una vez que su hijo(a) adolescente tiene una mejor idea del tamaño de un vehículo, es mucho más fácil navegar de manera segura alrededor de peatones, ciclistas y otros vehículos. 

Oportunidades de práctica

Las lecciones de estacionamiento también son excelentes oportunidades para que su hijo(a) adolescente practique retroceder de manera segura. Esta puede ser una tarea desafiante para los adolescentes en una cochera y se vuelve mucho más peligrosa en estacionamientos llenos de peatones y conductores ansiosos. El objetivo es ayudar a su hijo(a) adolescente a perfeccionar esta habilidad en un entorno libre de estrés, así que tenga paciencia y evite los estacionamientos concurridos al principio. Anime a su hijo(a) adolescente a que vaya despacio, ajuste los espejos según sea necesario y mire por encima de sus hombros para retroceder de manera segura. Hacer que su hijo(a) adolescente intente estacionarse de reversa es una excelente manera de llevar esta habilidad a otro nivel. 

Practíquelo: Vaya a un área de estacionamiento vacía y elija un buen lugar. Pídale a su hijo(a) que se estacione, acercándose tanto como crea apropiado a la acera y las líneas, y ponga la palanca de velocidades en modo estacionamiento. Luego, haga que su hijo(a) adolescente baje y vea los resultados. Su nuevo conductor puede sorprenderse de lo mucho que falta para que el automóvil llegue al tope de estacionamiento o de lo chueco que está, o de cuántos intentos se necesitan para alinearlo en el lugar. Practique estacionarse y retroceder en diferentes escenarios, incluidos cocheras y estacionamientos con espacios en ángulo, para que su hijo(a) adolescente tenga una buena idea de cómo maniobrar el vehículo mientras está pendiente de la presencia de peatones.

IN PARTNERSHIP WITH

GM Foundation