Lección 8: Los muchos riesgos de conducir distraído - National Safety Council
Hero Image

Lección 8: Los muchos riesgos de conducir distraído

Conducir distraído es una epidemia desconcertante en nuestras calles. Al igual que el exceso de velocidad y otros riesgos, la mayoría de los conductores admiten que es peligroso, pero asumen que ellos son la excepción y que pueden hacerlo de forma segura. Mire a su alrededor en cualquier calle y podrá encontrar evidencia de esta contradicción: los conductores van enviando mensajes de texto, haciendo llamadas y publicando en las redes sociales. Es posible que no pueda evitar que otros conduzcan mientras están distraídos, pero puede ayudar a su hijo(a) adolescente a evitar este riesgo.

Distracción con el teléfono celular

Una buena forma de abordar este riesgo es hacerlo realista para su hijo(a) adolescente. Vayan juntos a dar una vuelta, pero conduzca usted. Mientras se encuentra en una autopista o calle de alto tráfico, señale un punto de referencia obvio y luego pídale a su hijo(a) adolescente que cierre los ojos. Haga que su hijo(a) adolescente cuente en voz alta durante cinco segundos, una cantidad de tiempo típica para enviar un mensaje de texto, luego abra los ojos y encuentre el mismo punto de referencia. ¿Puede su hijo(a) adolescente imaginarse conduciendo tan lejos sin mirar el camino? Explique que conducir distraído puede ser como conducir con los ojos cerrados, y que incluso si es solo por unos segundos, puede poner en riesgo a todos los usuarios del camino.  

Distracciones adicionales

Aunque los teléfonos celulares son uno de los mayores culpables, cualquier cosa que desvíe la vista del conductor del camino, las manos del volante o la mente de conducir puede ser un riesgo. Incluso las distracciones comunes como comer, hablar con un pasajero o mirar fijamente un automóvil parado al costado del camino pueden poner a su hijo(a) adolescente en riesgo. Aunque todos los conductores deben observar el camino y estar alertas a los cambios en el tráfico, su hijo(a) adolescente no puede permitir que esta observación capte su atención por completo. 

Practíquelo: Un gran hábito que debe formar su hijo(a) adolescente es poner su teléfono en la guantera mientras conduce para evitar la tentación. Sin embargo, también es importante que su hijo(a) adolescente identifique a los conductores distraídos en el camino. Esto puede ayudar a su hijo(a) adolescente a aprender la importancia de detectar peligros y tomar medidas para evitarlos, como reducir la velocidad y darles más espacio.

IN PARTNERSHIP WITH

GM Foundation