Lección 7: La velocidad adecuada para las condiciones - National Safety Council
Hero Image

Lección 7: La velocidad adecuada para las condiciones

Conducir a una velocidad segura ayudará a su hijo(a) adolescente a mantener el control del vehículo, pero no siempre es obvio cuál es exactamente una velocidad segura. Las condiciones del camino, el tráfico circundante e incluso el estado del vehículo pueden afectar la velocidad adecuada para su hijo(a) adolescente, sin mencionar el límite de velocidad indicado. Utilice estos consejos para ayudar a su nuevo conductor a aprender a medir la velocidad correcta para las condiciones.

Entender los límites de velocidad

El exceso de velocidad es un problema enorme en nuestras calles que hace más peligroso cada error que cometa un conductor. Los límites de velocidad están destinados a proteger a los usuarios del camino al mantener el tráfico a una velocidad segura para las condiciones, pero muchos conductores los superan. Enséñele a su hijo(a) adolescente a verificar regularmente los cambios en el límite de velocidad y a no excederlo, sin importar lo que esté haciendo el tráfico circundante. Los límites de velocidad pueden cambiar rápidamente en las zonas de construcción o cerca de ciertas estructuras, como escuelas y hospitales, así que asegúrese de que su hijo(a) adolescente sepa que debe tomarse estos cambios en serio. 

Juzgar la velocidad según las condiciones 

Más allá de los límites de velocidad, su hijo(a) adolescente debe aprender a ajustar su velocidad según las condiciones del entorno. La lluvia y la nieve pueden dificultar mucho más la dirección y el frenado, por lo que su hijo(a) adolescente debe conducir mucho más lento que el límite de velocidad indicado en estas situaciones. Lo mismo ocurre con los momentos de visibilidad limitada, como conducir de noche, con neblina o en calles con curvas. En calles con mucho tráfico, su hijo(a) adolescente también debe conducir a una velocidad que deje suficiente distancia entre su vehículo y el vehículo de adelante para tener en cuenta las paradas repentinas. Finalmente, su hijo(a) adolescente debe juzgar la velocidad correcta para el vehículo. En un vehículo más nuevo, es posible que su hijo(a) adolescente no se dé cuenta de lo rápido que va, así que anímelo a que siempre esté atento al velocímetro. 

Practíquelo: Durante las lecciones de manejo, observe la velocidad de su hijo(a) adolescente y pídale con regularidad que nombre el límite de velocidad indicado. Esto ayudará a su hijo(a) adolescente a acostumbrarse a concentrarse en la velocidad y hacer correcciones a medida que cambia. También puede practicar la aceleración desde una parada para ayudar a su nuevo conductor a tener una idea de cuánto tiempo le toma alcanzar ciertas velocidades, así como cuánto le toma frenar con seguridad y detenerse por completo. 

IN PARTNERSHIP WITH

GM Foundation