Lección 1: Para comenzar - National Safety Council
Hero Image

Lección 1: Para comenzar

Los adolescentes que acaban de recibir su licencia quieren libertad. Con una licencia, finalmente pueden tomar algunas decisiones por sí mismos e ir a lugares sin depender completamente de los demás. Es completamente natural, pero eso no lo hace completamente seguro. 

Una licencia puede significar que su hijo(a) adolescente puede conducir solo, pero no significa que sea un conductor perfecto. Para garantizar la seguridad de su hijo(a) adolescente, es fundamental que usted se mantenga involucrado y haga cumplir reglas claras incluso después de que su hijo(a) adolescente se haya ganado el derecho a conducir solo. Si aún no lo ha hecho, asegúrese de revisar nuestro primer  y segundo conjunto de lecciones para los nuevos conductores para asegurarse de que no falte nada. 

A continuación, se ofrecen algunos consejos para trabajar con su hijo(a) adolescente a fin de priorizar la seguridad al volante. 

Siga siendo estricto

Con la capacidad de conducir sin supervisión, lo último que necesita su hijo(a) adolescente es libertad total. Esto no significa que tenga que examinar cada trayecto que hace su hijo(a) adolescente, pero sí significa mantener varias reglas: sin pasajeros, sin distracciones y sin conducir más allá de la hora límite. Hable con su hijo(a) adolescente sobre la importancia de estas reglas para que las entienda y se sienta menos tentado a romperlas. 

Usted decida

Cada nuevo conductor desarrolla habilidades a un ritmo diferente, por lo que depende de usted monitorear el progreso de su hijo(a) adolescente y tomar decisiones basadas en lo que ve. Si su hijo(a) adolescente ha tenido problemas con ciertas tareas, como siempre señalar con las direccionales o verificar los puntos ciegos antes de incorporarse al tráfico, ¡siga practicándolas! Y si su hijo(a) adolescente tiende a ignorar ciertas reglas, no tema ser especialmente estricto hasta que mejore. Incluso con una licencia, conducir es un privilegio; su hijo(a) adolescente debe entender que la seguridad es lo primero.    

Manténgase involucrado

No importa qué tan bien se haya desarrollado su hijo(a) adolescente al volante, es crucial que usted se mantenga involucrado, incluso después de que él o ella haya obtenido una licencia. Usted puede sentir que su trabajo ha terminado, pero sigue siendo un modelo a seguir para los hábitos de conducción de su hijo(a) adolescente. Continúe conduciendo regularmente con su hijo(a) adolescente, dé un buen ejemplo y ofrezca consejos cuando sea necesario. Tan solo 30 minutos a la semana pueden marcar una gran diferencia y ayudar a mantener seguro a su conductor adolescente. 


IN PARTNERSHIP WITH

GM Foundation