Lección 13: ¿Es su hijo(a) adolescente un conductor a la defensiva? - National Safety Council
Hero Image

Lección 13: ¿Es su hijo(a) adolescente un conductor a la defensiva?

La conducción a la defensiva es una de las habilidades más importantes que debe aprender su hijo(a) adolescente. Si bien los conductores nuevos pueden ver un vehículo como la forma más rápida de trasladarse del punto A al punto B, los conductores a la defensiva priorizan llegar al punto B de manera segura, incluso si eso significa agregar unos minutos al viaje. Este tipo de pensamiento generalmente viene con la experiencia, pero usted puede ayudar a su hijo(a) adolescente a aprenderlo mucho antes.

Conduzca a la defensiva

Los nuevos conductores a menudo tienen una sensación de “invencibilidad” al volante, lo que puede llevarlos a tomar decisiones peligrosas. Después de todo, si nunca han experimentado un choque, puede parecer un riesgo muy poco probable e ir un poco más rápido o frenar un poco menos puede no parecer un gran problema. Ser un conductor a la defensiva puede ayudar a su hijo(a) adolescente a superar esa imprudencia, ya que significa esperar que otros conductores cometan errores, malas decisiones y maniobras peligrosas. Esto incluye observar el camino con regularidad, verificar los puntos ciegos y ponerse al volante sabiendo que algo podría salir mal, pero que prestar atención puede ayudar a su hijo(a) adolescente a mantenerse seguro. 

Siempre sea paciente

Otro elemento crucial en la conducción a la defensiva es la paciencia. Imagínese una intersección con señales de alto en los cuatro lados y mucho tráfico. Un conductor a la defensiva podría ver que otros conductores están ansiosos por atravesar la intersección e incluso dejaría que alguien más pasara antes de su turno, sabiendo que de lo contrario podría producirse un choque. Esta es una lección que su hijo(a) adolescente debe aprender: aunque los conductores pueden saber qué significa una señal de alto y cómo funciona el derecho de paso , no siempre estamos de acuerdo acerca de quién tiene el turno, quién se detuvo primero u otros aspectos básicos de la seguridad vial. Sin embargo, conducir a la defensiva puede ayudar a proteger a su hijo(a) adolescente en estas situaciones. 

Practíquelo: Mientras conduce con su hijo(a) adolescente, observe cada vez que otros usuarios del camino le causen frustración y hable sobre la situación. Tal vez su hijo(a) adolescente se perdió un semáforo porque el conductor de adelante era demasiado lento o un conductor con prisa le cortó el paso; sea lo que sea, enséñele a su hijo(a) adolescente a esperar estos problemas y a dejar suficiente tiempo y espacio para reaccionar ante ellos. Es aceptable molestarse cuando otros conductores actúan de manera peligrosa, pero anticipar estas acciones ayudará a su hijo(a) adolescente a lidiar con ellas sin sentirse abrumado.

 

IN PARTNERSHIP WITH

GM Foundation