Lección 6: Riesgos de la conducción distraída - National Safety Council
Hero Image

Lección 6: Riesgos de la conducción distraída

La conducción distraída se ha convertido en un problema importante en nuestras calles tanto para conductores nuevos como experimentados. Antes de que su hijo(a) adolescente se ponga al volante, debe comprender los peligros de esta epidemia. 

Distracciones del teléfono celular

Si bien los teléfonos celulares pueden parecer cruciales para la vida cotidiana, pueden representar graves peligros al volante. Enviar un mensaje de texto rápido puede parecer inofensivo, pero es mucho más peligroso de lo que la mayoría de nosotros creemos. Según los CDC y la NHTSA, apartar la vista del camino durante apenas cinco segundos a 55 mph es lo mismo que conducir a lo largo de un campo de fútbol con los ojos cerrados. Mucho antes de que su hijo(a) adolescente tome el asiento del conductor, hable sobre este riesgo y asegúrese de que comprenda lo peligroso que es conducir distraído. 

Ponga el ejemplo

Si realmente quiere que su hijo(a) adolescente evite conducir distraído, debe poner el ejemplo y evitarlo usted mismo. Esto significa no tocar el teléfono ya sea que su hijo(a) adolescente esté en el automóvil o no y asegurarse de que su hijo(a) haga lo mismo. Si ve a un conductor distraído mientras sale con su hijo(a) adolescente, hable sobre cómo responder de manera segura dejando espacio entre sus vehículos. Este puede ser un tema delicado, pero debe animar a su hijo(a) a que hable de ello con otras personas. Incluso si el padre de un amigo lleva a casa a su hijo(a) adolescente, debe sentir que puede decir algo si el conductor se distrae mientras maneja. 

Practíquelo: Lo mejor que puede hacer es mantener su teléfono fuera del alcance mientras conduce, aunque también muchos teléfonos se pueden configurar en el modo “No molestar”. Hable con su hijo(a) adolescente sobre la mejor opción y asuman responsabilidad mutuamente por este comportamiento en el camino. 

IN PARTNERSHIP WITH

GM Foundation